,

Niños y Metro

Aquí os dejamos la última infografía antes de vacaciones! Porque en el transporte público también hay que saber comportarse y ayudar a educar a nuestros pequeños.

 

 

Mascotas y niños

Contar en casa con una mascota es algo habitual.

Perros, gatos, conejos, chinchillas, peces y otras muchas especies animales ya forman parte de hogares alrededor del mundo, y en ocasiones, tienen que lidiar con los pequeños, que aún no distinguen entre animales vivos y de peluche.

Apretarlos, tirar de las orejas, pintar de colores, cortarles el pelo y un largo etcétera de travesuras se convierten en secretos entre estos peculiares amigos. Según el estudio affinity, “el 50% de los niños asocia al perro o gato con un “compañero de actividades y juegos” e incluso ocho de cada diez niños de entre 9 y 12 años prefieren jugar con su mascota antes que con videojuegos.” Muchos los consideran sus confidentes, le hablan y son correspondidos con una compañía leal y noble.

No olvidemos que son en ocasiones los niños los que con unos malos hábitos de comportamiento hacia los animales hacen que estos finalmente tengan una actitud no deseada y familias se deshagan de ellos porque ha ido a arañar o morder al niño.

Bien es cierto, que cuanto mas pequeños, mas complicado es educarlos a convivir con animales, pero conforme van creciendo, los vínculos afectivos también lo hacen, denostando mayor responsabilidad y mejor comportamiento con sus amigos gatunos o perrunos.

Este vínculo que se crea entre niños y animales son emocionales, y comienzan por el respeto y la confianza, valores necesarios para poder hablar de buenos modales y urbanidad en su día a día en cuanto a la convivencia en su comunidad.

Otro de los aspectos es el instinto de protección del niño, que se acentúa con la mascota, ya que la considera de su propiedad y cuanto mas mayores se hacen, mas responsabilidad con ellos suelen tomar.

Ir dándole mayor autonomía a nuestros hijos en relación a sus mascotas como ser el ayudante a la hora de pasear o limpiar su jaula, pendiente de que no se acabe la comida  o el agua o cepillarlos, conseguirán un mayor bienestar y autonomía en los pequeños de la casa que recomendamos desde Little Etiqueta.

Existe otra situación que merece ser considerada, el momento en el que la mascota ya está en casa y es el bebe el que llega nuevo. Es en este escenario  donde los padres deberán estar alerta ya que al haber un nuevo miembro que suponga mayor atención en casa puede hacer que la mascota sea imprevisible. Hay otras que lo aceptan sin problemas pero se aconseja siempre mantenerlos bajo vigilancia.

En definitiva, los animales y los niños crean vínculos de confianza y amistad que ayudan a la estabilidad emocional de los pequeños. Enseñando las normas que se deben tener con ellos y dando poco a poco mayor responsabilidad, ayudaremos a potenciar aspectos esenciales como la independencia y el compromiso para su desarrollo.